Uno de nuestros últimos trabajos del ámbito editorial es la ilustración del libro editado por Mercasa y escrito por Ysmael Diaz Yubero “ Alimentos con historia”.

El mismo, que es una gran aportación a la cultura alimentaria, explica con detalle los orígenes y evolución de cada alimento, agrupados en 23 capítulos que se convierten en una gran historia de los alimentos.

Este libro, viene a ser la culminación de una serie de artículos que se fueron publicando en la revista “ Distribución y Consumo” que edita desde 1991, Mercasa, en los que ya se hacía una interesante introducción, por parte de Diaz Yubero, a la historia de algunos productos de alimentación que hoy en día todos tenemos en casa, y de los que nunca está demás conocer parte de su historia.

A continuación, vamos a mostraros un cartel de los que ilustran cada capítulo de este libro.

Del trigo al pan y otras harinas

Pan Bombón

 [1950]. Papel offset y litografiada. 49 x 69,5. 

 Lo más curioso de este agradable cartel es un aspecto que puede resultar algo chocante. Impreso muy probablemente en la década de los cincuenta en la litografía Durá, de Valencia, presenta la imagen de dos niños muy abrigados, que miran, con ojos asombrados y de deseo en el mohín de sus labios, un escaparate y una bandeja con panecillos bien horneados, que “se vendían aquí”. Lo que sorprende es el estilo del dibujo, muy americano y poco español: el gorro con borla de la niña, su abrigo, el gorro del chico, y sus chaquetones, quedaban algo ajenos a la forma de vestir y al nivel de vida de escasez y problemas de la España de entonces.

Arroz

Arroz Granito Valencia.

 [1930]. Cartulina offset. 34,4 x 24,3

 Este simpático, refrescante y agradable anuncio del arroz GRANIT0 (marca que editó otros varios modelos sobre su producto), además de lo atractivo de su imagen y de las medidas (34´4 x 24´3 cm.), impreso en litografía, con el hermano mayor que lleva a caballo a su hermana, ambos sonrientes, por la orilla del mar y sobre las olas que se rompen, tiene dos curiosidades que afectan a la época en que se imprimió, y que ayudan a situarlo temporalmente. Por un lado, la tipografía utilizada, que se conoce con el nombre de “art decó”, y que es la que permite asegurar que pertenece a la década de los treinta. Y por otro, el curioso bañador del niño que, como puede observarse, incluía una camiseta para cubrir la parte del pecho, y que también es característico de la misma década. Como puede observarse, esta forma de razonamiento deductivo es la normal para datar la mayoría de los carteles.

Pastas alimentarias

Bolonial

Pamplona. NAVARRA. A.M.Pinetti. [1926]. 

Cartulina impresa y litografiada. 50,2×38,4 Este maravilloso cartel (sólo los colores y el dibujo del fondo del cielo al atardecer serían suficientes para la espectacular valoración de él) es de 1926, está impreso con tintas oleográficas (al aceite, y que tienen un cierto grosor, como de pintura seca, y se quiebran y saltan al ser doblada la cartulina que lo contiene). Su tamaño es bastante apreciable (50 x 38 cm), está firmado por Piretti, y excepcionalmente tiene la fecha aproximada de edición (a partir de 1926, cuando le dieron una medalla en Pamplona). La fuerza y potencia de la figura del cocinero, que parece estar flotando en el aire, y que transmite una gran sensación de dinamismo y apetencia gastronómica, hacen de este cartel uno de los más vistosos de esta selección.

Legumbres

Fabada asturiana LITORAL

 Gijón (ASTURIAS). Barba. [1950]. Cartulina offset troquelada. 33,7 x 23,5. 

Este anuncio, de la época de los sesenta, y firmado por Barba, es un buen ejemplo de la influencia norteamericana en la iconografía de aquellos momentos, en que los rasgos de modernidad estética se unían a las notas de crecimiento económico y desarrollo ya evidentes por entonces, aunque todavía bastantes incipientes. En este caso, lo curioso estribaría en la contradicción evidente (y simpática) entre la imagen y su significado. Por un lado un producto, la fabada asturiana, típicamente español, popular, de una zona concreta como Asturias y de un sabor y contundencia gastronómicos tan significativos como la fabada, con sus alubias y embutidos tan típicos y potentes. Y por otro lado, una imagen muy ajena a ese producto, tan ibérico y tan consistente como alejado de la imagen de esa bella mujer que, vestida de asturiana (no hay que olvidarlo), tiene toda la presencia de una actriz de Hollywood o de una mujer norteamericana media perfectamente maquillada (labios, uñas, ojos, cejas, pelo, etc.) que, poco a poco, iba extendiéndose en nuestro país por aquella época.

Frutas y frutos

Ponsita

VALENCIA. 1962. Cartulina o&set. 48 x 32

Este cartel, de tamaño mediano (48 x 32), e impreso en cartulina en 1962, recoge otro caso de dibujo amable y pensado para todo tipo de consumidor: pareja de niño y niña, con trajes típicos valencianos, montada ella en un asno cargado con dos alforjas repletas de naranjas y con una rama adornada de ellas, sonrientes ambos, y guiado el animal por el niño. El texto que se recoge abajo aclara algo mejor los méritos económicos y comerciales de este exportador de Tabernes (Valencia): “Diez años de experiencia presentando la mejor calidad y selección”

Hortalizas y verduras

Vendrell Llobet y Cía S.L. 

Barcelona, ZSOLT. [1940]. Cartulina offset. 34,5×24,5

La imagen que recoge este precioso cartel, firmado por Geza Zsolt, el prolífico ilustrador de los años treinta y cuarenta, resulta atrayente no sólo por su factura estética más que atractiva, sino por dos particularidades: el seguir de forma mimética la iconografía nazi y comunista de aquellos años con modelos humanos muy bien formados (belleza, presencia, musculatura, fuerza, etc.), y ser casi una copia total (aunque, realmente habría que preguntarse cuál fue el original y cuál la copia) de otro del propio Zsolt, con un anuncio en que un campesino va arrojando monedas (a modo de semillas) a los surcos de un campo ya arado, que fructificarán en la hucha del Banco Central. El consabido bodegón de atrayentes frutas y verduras en la parte baja del cartel, junto a un ordenado y pulcro pueblo, completa la imagen que se quiere presentar del abono. Entre las principales hortalizas sobresalen con gran potencia los tomates, zanahorias, coliflor, pimientos, guisantes, patatas, repollo, cebolletas, rábanos, etc.

Leche y productos lácteos

La Lechera

La Penilla (Cantabria) 1930. Cartulina offset. 25 x 39

Este anuncio, de los años treinta, es todo un clásico de la iconografía publicitaria mundial desde hace un siglo; de un alimento, la leche condensada, que revolucionó la alimentación infantil, y de una marca, La Lechera, de Nestlé, que también se ha mantenido a lo largo de décadas como un referente obligado de calidad e innovación en los productos alimenticios.

Helado

Ilsa Frigo MADRID.

 [1962]. Cartulina litografiada. 50×32,5

 Este entrañable cartel, hecho de manera casi artesanal en los años 50 y 60, es una referencia obligada para todos los que vivieron en aquellos años. Sobre todo porque se encontraban expuestos al lado de las heladerías y, también, en los carritos blancos de helados de ruedas que iban por las calles ofreciendo los polos (de “hielo” y de” leche” ), los helados al corte (con “galleta”),y los cucuruchos de distintos sabores.

Carne de vacuno

Carnicería

La factura estética de este anuncio resulta algo alejada de la española de la época (años treinta), y más conectada probablemente al ámbito centroeuropeo; asimismo, es de los escasos que se refieren al tema de la carne fresca de forma explícita. A su vez, no tiene ninguna publicidad concreta de alguna carnicería, pero la escena, en su conjunto, no tiene desperdicio: la niña rubia y con la bolsa de pan y vino, que va a comprar la carne fresca que le ofrece, sonriente, un enorme y grueso carnicero, también de porte germano. Aparte de varias piezas de vacuno colgadas de garfios, en la tienda aparecen otros productos, en la pared o en el mostrador: salchichas, morcillas, chuletas, solomillos, etc.

Carne de ovino y caprino

Productos VITULARIAZOL

 Salamanca. [1951]. Cartulina litografiada. 33,8 x 37. 

Lo más destacable de este anuncio de Salamanca, es una doble constatación. Por un lado, el tener dibujadas, además de tres cajas de diferentes especialidades de los laboratorios que lo fabricaban (junto a Pariazol y Rumiazol), a tres animales exclusivamente de raza ovina (cabritillo, cabra y oveja). Pero, por otra parte, el hacerlo recurriendo a la consabida argucia de antropomorfizar dicho ganado con humor, en lenguaje similar al de los comics, sonriendo los tres, y con una mamá cabra muy agradable: collar (con cencerro incluido), vestido con cinturón y falda, bolso de bandolera, etc. La frase que dice la madre es muy clara: “Tres productos que nos protegen”.

El cerdo, su carne y sus chacinas

Viuda de Ventura Cendal Manzanares 

(CIUDAD REAL) [1910]. Chapa en relieve. 25,3 x 36,5 .

 De este anuncio en chapa, precioso y agradable como pocos, puede decirse algo parecido en su contexto socio-gastronómico, a lo comentado para otro de este bloque (Esteban Arnedo). Hecho materialmente en Berlín, en los primeros años del siglo XX, en la empresa Prager & Lojda, es otro buen ejemplo de la paradoja de la oposición entre imagen y producto. Aquí, y también debido a la no existencia todavía en nuestro país de industrias litográficas para chapa, había que ir a Alemania a buscar en ellas modelos y dibujos que se acercasen al producto lo más posible, dentro de su catálogo de ilustraciones ya hechas, y luego añadir en castellano lo que se quisiese. En este caso, y para anunciar “coloniales y queso”, así como “tocinos y salchichería”, se escogió un paisaje de casas y arbolado poco acorde con Manzanares (el pueblo de la empresa), y la figura de un matarife (alemán también, con un gran bigote, zuecos y gorro) que, cuchillo en mano, va llamando a una ristra de cerdos para ir entrando en el matadero, bailando y sonrientes todos, lo cual resultaba bastante chocante, sobre todo si sabían lo que les esperaba. Simpático y sorprendente.

Huevos, pollos y otras aves

Comercial Avícola de Importación. Madrid.

 [1961]. Papel litografiado. 64 x 43,2

 Este anuncio de tamaño apreciable (64 x 43), en papel litografiado, del año 1961, corresponde a la época en que, de la mano del proceso de desarrollo económico provocado por el Plan de Estabilización de 1959, se produjo en nuestro país un evidente crecimiento industrial y de las manufacturas relacionadas con el sector agrícola y ganadero, muy productivas a partir de entonces. En este caso, y de la mano de gallinas ponedoras norteamericanas de gran rendimiento en huevos y carne, España pasó de considerar el pollo como una carne sólo accesible para enfermos y personas acomodadas, al extremo opuesto, como carne nutritiva, sabrosa y barata que, aún hoy día sigue teniendo esta caracterización. La ilustración, con una gallina “miss América” sonriente que lleva una banda como las de los “college” norteamericanos, y una falda con la bandera de las barras y estrellas, en un contexto en que España estaba empezando a tener algunos rasgos del mayor nivel de vida del “american way of life”, no precisa mayores comentarios.

Pescados y mariscos

Caviar Español YBARRA SEVILLA.

 [1930]. Cartulina litografiada y barnizada. 18 x 35,5. La marca Ybarra era conocida en España (y en todo el mundo), más que por sus excelentes aceites de oliva virgen extra, … también por su caviar. Y decimos “era” porque hoy el “caviar español” de esta marca ya no existe, pero hubo un tiempo (desde los años treinta, sobre todo, hasta 1970), en que este renombradísimo y exclusivo alimento, obtenido de los esturiones que vivían en el río Guadalquivir, pasaba por ser incluso mejor que el ruso o el iraní. Con los años, la construcción de una presa en Coria del Rio y la contaminación , acabaron con él, aunque, por lo que parece, se ha logrado reponer este pez tras varios estudios e investigaciones. Por aquellos años, el anuncio, de 18 x 35’5 cm., ofrecía el dibujo de tres latas de Sturgeon y Malosol, además de una tipografía preciosa de estilo art decó, con unas frases breves: “Consúmalo. Es el mejor y más fresco”.

Conservas de carne, pescado y vegetales

Mermeladas Guirao

Murcia, [1961]. Cartulina barnizada en offset.

Lo más peculiar y destacable de este anuncio es su grafismo, pues siendo de 1961, es un buen ejemplo que la influencia norteamericana y su estilo característico del “american way of life”, iban teniendo cada vez más en la forma de vida de nuestro país.

Aceite de oliva

Hilo de Plata

 Montoro (CÓRDOBA). Ricardo Anaya [1950]. Papel cartulina litografiado. 92,5 x 62,8.

Este cartel, de gran tamaño (papel, 100 x 70), y firmado por el conocido ilustrador Ricardo Anaya, es probablemente de los años treinta, y presenta una escena original y de gran belleza, con un olivo centenario y de tronco retorcido en primer plano, con la característica imagen del puente romano sobre el río Guadalquivir y sus tres torres, y la mezquita de Córdoba al fondo, de cuya provincia era este aceite de la empresa Francés y Cía. (en Montoro). Además de la imagen resaltan también las frases que se incluyen para destacar la calidad de este aceite, que en este caso se califica de “extrafino de oliva”, por un lado, y de “el mejor del mundo”, por otro, con ese uso del superlativo tan típico de los anuncios de antes. La frase final, por su parte, recurre a un tono que pretende ser culto y poético, y se queda en simplemente cursi: “Como el azahar, símbolo de pureza”.

Azúcar, miel, dulces y repostería

Cápsula Farlán

 [1950]. Papel litograado sobre cartulina. 23,7 x 18,7. 

También de los años cincuenta en este modesto cartel (sólo en dos colores) que anuncia un elemento básico de la repostería casera popular: las “madalenas” o “magdalenas”, las cuales, para lograr una buena presentación, debían contar con los receptáculos de papel cebolla resistente al calor que debían recoger la masa líquida y espesa que, una vez puesta en el horno, diera lugar al dulce ya hecho y preparado para su consumo. El texto, que intentaba convencer de la bondad del producto no tiene desperdicio: “son las únicas (sic) cápsulas en el mercado español garantizadas de imperfecciones”.

Especias y condimentos

Azafrán EL AEROPLANO 

ALICANTE. D. Nadal. [1950]. Cartulina offset. 47 x 33,2. Dentro del conjunto de los condimentos para las comidas, este cartel es de los pocos que anuncia exclusivamente el azafrán, y ello se debía a que era un producto (y todavía lo es, pero en mucha menor medida) muy caro y realmente de lujo. Por eso en las décadas de los cuarenta y cincuenta (años de carencias y de hambre), el azafrán obtenido en España se dedicaba casi en su totalidad a la exportación, y el calendario que aquí se comenta. EL AEROPLANO, de Alicante, se ilustraba con una doble imagen firmada por D. Nadal: la de una joven y atractiva mujer que sonriente mostraba una cajita, con un sobrecito con el producto y el “aeroplano” (no llegaba a ser un moderno “avión”), mientras al fondo, varias campesinas ataviadas como en la época, se afanaban trabajosamente en recoger en cestos, y antes del amanecer, las preciadas flores moradas.

Chocolate

Chocolates SUCHARD 

San Sebastian. F. Ribas. [1910]. Papel y plástico sobre chapa. 38,5 x 24.

 La marca de chocolates Suchard, vigente aún hoy en día, se creó en 1825 y debe su nombre a su fundador, el suizo Philippe Suchard. Aunque el chocolate estaba destinado a todos los miembros de la familia (especialmente en época de necesidad en la que el chocolate, de gran valor energético, se convertía en un alimento casi de primera necesidad), los niños, como hemos sido todos, eran o éramos (y en muchos casos somos), sus principales consumidores. Tal y como refleja este anuncio, en el que aparece representada una niña, en edad escolar (también de clase acomodada, y posiblemente con vestimenta centroeuropea, suiza tal vez), quien sostiene una tableta de chocolate Suchard entre sus manos, y bajo el brazo un pizarrín en el que podemos leer: “ … son los mejores..”. Simplemente delicioso. El anuncio original puede ser de la década de 1910, y está impreso en papel sobre chapa, y todo recubierto con lo que aunque parece plástico trasparente, era en realidad celuloide. Curioso.

Té, café y otras infusiones

Te Horniman 

GRAN BRETAÑA. [1930]. Chapa lisa. 17×49,5 

Este anuncio es de una marca más que clásica, y de los de ascendencia inglesa, tal vez sea la más afamada. Como curiosidades lingüísticas, destaca el propio nombre, que en la versión auténtica inglesa tiene una “s” después de la palabra “Horniman”, y tras un apóstrofe. En segundo lugar, se puede observar también que falta la admiración de comienzo de la frase, que si en otros idiomas no existe, en castellano sí la ponemos. Y en tercer lugar, se observa cómo la palabra “ultima”, en el anuncio, aparece sin acento en la letra del comienzo

Gaseosas y refrescos

Tri Naranjus VALENCIA. 
[1950]. Papel offset barnizado sobre cartón. 25×17 

Mucha gente no lo sabe, pero en este anuncio dibujado por el conocido Dubón, las palabras Tri Naranjus jugaron siempre con una doble significación. Por un lado, y la más originaria, es que la primera palabra de la marca se corresponde con las tres primeras letras del apellido del doctor Trigo, que fue el que “inventó” este refresco ya hace 80 años, y que todavía se difunde en toda España. La segunda curiosidad se refiere a que en base a este prefijo, “Tri”, se diseñó una idea del envase que giraba en torno a tres naranjas que dieron forma a la base de la botella que aparece en el anuncio y que fue la que primero existió en aquellos años. Aunque en principio Tri Naranjus fue un refresco de sólo naranja, pronto también sacó a la venta un Tri Naranjus de limón, y la curiosidad en este caso estribaba en que la forma de la base de la botella se estilizaba un poco más para, en vez de corresponder a tres naranjas redondas, reproducía bastante claramente tres limones en la base, con una forma más alargada.

Cerveza

STARK-TURIA

 VALENCIA. Barba. [1960]. 

Papel barnizado litografiado sobre cartón en relieve y troquelado. 23,7 x 16,5. Este desplegable (“display”), más que para poderse poner colgado en una pared, se concibió para ser puesto de pie, sujetado en un soporte de cartón que se desplegaba por la parte trasera, y encima de un escaparate o mostrador del comercio o tienda que lo tuviese. Confeccionado ya en la década de los sesenta, es un ejemplo paradigmático de esa estética americana que tanto se estaba extendiendo en nuestro país al calor de ese creciente nivel de vida que se generalizaba por aquellos años, y para el que esta iconografía resultaba cada vez más cercana y deseada. Mujer joven y bella, muy maquillada, sonriente, escotada, con labios y uñas pintadas, con pulsera y pendientes, ofrecía de forma bastante tentadora una copa de la espumosa cerveza Stark-Turia en un cartón troquelado, barnizado y en relieve

Vino

Bodegas DELGADO 

Puente Genil (CÓRDOBA). Francisco Rodríguez Jiménez de Alosno. [1950]. Papel con acuarela. 44 x 31,5. 

Una escena típica y tópica del mundo de los vinos, con la pareja normal, debajo de un árbol. Campesino con sombrero de paja, sonriente y con un cesto de racimos de uvas negras, ofrece uno de ellos a una joven, también sonriente y con cara de ser muy receptiva al obsequio y, como no podía ser menos, vestida para la ocasión, con un traje de faralaes (¿de Puente Genil, en Córdoba?). Al fondo, fachada de la hacienda, toneles amontonados, camión llevando o trayendo garrafas y barricas de madera, y tres botellas, de “sus tres marcas insuperables” (y curiosas): Moriles FEO [sic], Fino MANOLO [sic] y Moriles Antoñico [sic].

Aguardiente y licores

Licores FARAÓN 

VALENCIA. J. Sanchís. [1930]. Cartulina litografiada. 36,5 X 26 

Como no podría ser de otra manera y haciendo clara alusión al nombre de la marca, el autor de la imagen, J. Sanchís, utiliza una estética egipcia para anunciar este licor. Enmarcado en la fachada de lo que bien podría ser un templo, aparece un papiro en el que puede leerse el nombre de la marca. En la parte superior de la fachada se localiza el siguiente texto: “Deléitese saboreando una copa de coñac, brandy viejo”; y en la inferior, “fábrica de aguardientes compuestos, y licores”. El anuncio, impreso en cartulina litografiada, tiene un tamaño de 36.5 x 26 cm.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario    Ver Política de cookies
Abrir chat
¿Hablamos?
¡Hola! 👋
¿Podemos ayudarte?