Si hay un alimento que nos guste a todos, tanto a mayores como a pequeños, ¡ese es el chocolate!

Hoy en día es un alimento que consumimos de forma habitual pues puede encontrarse en la mayoría de los hogares del mundo, pero ¿qué sabemos del chocolate? ¿Dónde apareció?¿Cómo llegó a nuestro país?… A continuación os desvelamos algunas curiosidades.

Para conocer la historia del chocolate debemos remontarnos a sus orígenes, por lo que deberíamos trasladarnos a Mesoamérica hace unos tres mil años. Por aquel entonces, el chocolate fue utilizado como una bebida súper energética por los olmecas y como moneda por los aztecas.

Según cuenta la leyenda la deidad mexica Quetzacoatl, regaló el árbol de cacao a los hombres, árbol que años después recibiría el nombre de “Theombra Cacao”, que significa en griego “ alimento de los dioses”.

Para los mayas, el cacao tenía mucho valor, y en virtud de su calidad energética era símbolo de fuerza y longevidad.

Por aquel entonces, tenía usos muy diferentes a los actuales llegando a utilizarse  como reconstituyente o como pomada para curar heridas.

Es a los mayas a los que debemos atribuir la elaboración del chocolate (conocido como chocolha) en su forma más parecida a la actual, que estaba destinado únicamente a las clases dirigentes, y a las divinidades.

Como no podía ser de otra manera, el chocolate llegó a Europa  en los viajes colombinos, y la corona española, patrocinadora de la campaña, ejerció un fuerte monopolio sobre el producto durante un largo periodo de tiempo.

Con el tiempo, su uso se fue generalizando a todo el continente europeo, gracias en un primer momento al contrabando, causando un gran furor en las cortes europeas especialmente en Viena desde donde se extendió al resto del continente.

Aunque hoy en día el consumo de cacao es puramente placentero, gracias a su carga energética ha sido un alimento de “primera necesidad” en contiendas bélicas, épocas de hambre y de necesidad.

Es así como el chocolate cuenta con una gran tradición en nuestro país. En el periodo que abarca nuestra colección (1870-1960), existen una gran cantidad de anuncios tales como los archiconocidos Matias Lopez, Amatller o Chiquilin. Y otros, de marcas menos conocidas como La España, Columba y Compañía Colonial.

Tras esta breve introducción sobre la historia del chocolate, os queremos enseñar algunos de los anuncios que forman parte de la colección Carlos Velasco, de publicidad comercial española, y que hacen una clara alusión al origen del chocolate que hemos explicado anteriormente.

LA ESPAÑA

Lo más llamativo de este anuncio de los años veinte, firmado por el ilustrador J. Barreira, es que la imagen que aparece en él, nada tiene que ver, a simple vista, con el producto que se publicita: chocolate. Y es que seguramente su autor, quiso jugar con una imagen muy potente, protagonizada por el busto de una mujer ataviada con una diadema de gran plumaje, para llamar la atención de los posibles consumidores, y rendir un homenaje a la divinidad mexica Quetzacóalt (cuyo nombre significa serpiente emplumada, como la que represento Barriera en el tocado de la mujer) quién según cuenta la leyenda regaló el árbol del cacao a los hombres.

Ficha técnica:
Autor: Barreira
Medidas 45,2 x 27,2
Material: Papel litografiado
Fecha: Años veinte, impreso en Madrid

LA ESPAÑA

Este anuncio de la misma marca que el anterior, La España, de autor desconocido, refleja en su imagen otro de los hitos de la historia del chocolate en nuestro país. En el cartel se representa a dos monjes benedictinos que están fabricando y degustando el preciado chocolate. Y es que cuando el cacao se introdujo en nuestro país, en el año 1534, lo hizo de la mano de Fray Aguilar quién envió el primer saco de semillas de cacao y la receta de la elaboración del chocolate al Monasterio de Piedra, cuyos monjes se profesionalizaron en su elaboración. Otros autores defienden que fueron los monjes benedictinos los primeros importadores. Así, seguramente el autor de esta pieza publicitaria quiso plasmar en su imagen los primeros pasos del preciado  producto en nuestras fronteras.

Y para terminar, queremos enseñaros un cartel que bajo nuestro punto de vista resulta muy curioso, y es el que os comentamos a continuación.

Autor: Desconocido
Medidas 94 x 63
Material: papel litografiado
Fecha: primera década del siglo XX, impreso en Córdoba

Chocolate Colón

En este anuncio, impreso en chapa de finales del siglo XIX de la marca de chocolates Colon, aparecen representados Martínez Campos (1831-1900), intrigado y con ojos maliciosos quien invita a Cánovas del Castillo (1828-1897) a una taza de chocolate Colón, mientras Sagasta (1827-1903) mira envidioso en uno de los lados de la mesa, mientras los otros parecen ignorarle y no le invitan a unirse.

Autor: Desconocido
Medidas: 24 x 34
Material: chapa lisa litografiada
Fecha: finales del siglo XIX, impreso en Barcelona

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario    Ver Política de cookies