Bienvenidos a La Máquina del Tiempo.

Hoy inauguramos esta sección en la que vamos a comparar dos anuncios del mismo producto pero de dos épocas distinta, uno de publicidad antigua y otro de publicidad moderna. ¿Nos acompañáis en este viaje a través de la historia? ¡Allá vamos!

Comencemos con la parte teórica para situarnos. La publicidad es una forma de comunicación que intenta incrementar el consumo de un producto o servicio, y de alguna manera, aunque sea inconscientemente, es una muestra del sentir de una sociedad, de su contexto histórico y de sus costumbres.

En cada uno de los proyectos que realizamos, especialmente en nuestras exposiciones, invitamos a todos los visitantes a que hagan un ejercicio de reflexión, y que traten de ver más allá de carteles antiguos.

Pues es que, el cartel, no puede ser estudiado de manera aislada,  es un reflejo de la época en la que se imprimió. Esto nos permite realizar un análisis histórico y social del periodo al que pertenece, incluso de una corriente artística que nos aporta otra visión, que debe también tenerse en cuenta.

Y ahora vamos a la parte práctica. Comparar carteles de publicidad antigua con carteles o anuncios del mismo producto en versión moderna nos permite ver de una manera muy rápida, la evolución de la sociedad del ayer hasta la de hoy. En estos análisis compararemos el uso de recursos publicitarios, los mensajes e incluso (y algo que a nosotros nos resulta muy interesante) los protagonistas de los anuncios de finales del siglo XIX y mediados del siglo XX, con los de hoy en día.

En este primer post enfrentamos dos anuncios de alimentación, concretamente de pasta. Y lo haremos en un formato divertido “encuentra las 7 diferencias” para que podáis participar también desde casa (incluso con l@s más peques), ¡empezamos!

Estos son los dos anuncios que os proponemos:

Diferencia 1. El formato.

Empecemos por lo básico, la evolución de la sociedad ha hecho evolucionar también los formatos publicitarios y si en 1920 el cartel era el mayor escaparate para impactar al público, hoy los reyes son la TV y Youtube con el formato video.

Diferencia 2. El papel de la mujer.

Aproximadamente unos 100 años separan estas dos piezas publicitarias, ambas protagonizadas por mujeres. En el anuncio antiguo, una trabajadora doméstica con uniforme de trabajo, sonriente, dispuesta a poner a hervir la pasta de la marca R.Quer. En el caso actual, una profesional del sector de la comunicación, Susana Griso, protagoniza la campaña de pastas Gallo. Dos mujeres con diferentes roles sociales, pero ambas de gran belleza. Y esta ha sido una constante en la publicidad a lo largo de estos años, el uso de la belleza, especialmente la femenina, como recurso publicitario para atraer la atención de los posibles consumidores. En la actualidad la belleza sigue siendo un gran reclamo, pero es cierto que va de la mano de otras cualidades, en este caso la profesionalidad una periodista que genera confianza a la hora de recomendar un producto. Es lo que hoy llamamos marketing de influencer, y en los años 90 marketing de celebrities. El poder de asociar a tu marca la posición de un determinado personaje famoso

Diferencia 3. El papel de la “belleza”.

Como ya avanzábamos en el punto anterior, podemos hacer referencia al concepto “mujer objeto” en los anuncios del siglo pasado. De esta manera, aunque principalmente su función sea “puramente estética y/o decorativa”, puede entenderse también que la mujer era, en gran parte, la destinataria de esos anuncios que pretendían facilitar su día a día (electrodomésticos), potenciar su belleza (cremas, jabones, etc…), o ayudarla a ser una excelente esposa y amada madre.

Diferencia 4. El público objetivo.

En la actualidad, un producto de alimentación, no está destinado únicamente a las mujeres, pues hoy en día cualquier persona puede ocuparse de la alimentación de su hogar, algo impensable años atrás.

El primer anuncio es reflejo de los valores tradicionales de una sociedad que, como la española hasta hace escasas décadas, estaba impregnada por concepciones materiales e ideológicas, claro signo conservador, en las que el papel asignado al sexo femenino era el que siempre había tenido, de clara subordinación respecto al varón, responsable de los hijos y del hogar, y ausente de las principales decisiones de su vida personal y social. En lo que se refiere al trabajo de la mujer, también se observa con nitidez esa apreciación del rol que siempre se le ha venido asignando: solo en el hogar (como esposa, madre y responsable de la casa) y cuando sale fuera, resulta tan excepcional como centrado en unos pocos (criada, sirvienta, camarera, tareas agrícolas en el cuidado del ganado, etc).

En la actualidad, aunque aún queda  camino por recorrer, la mujer ha roto este techo de cristal, y ha ido cediendo protagonismo al hombre en algunos anuncios, en los que años atrás era poco probable verles como protagonistas.

En este sentido, la propia Pastas Gallo, ha ido combinando figuras femeninas con masculinas en sus campañas de publicidad, protagonizadas por ejemplo por Carlos Herrera.

Diferencia 5. El tipo de creatividad.

Antiguamente los carteles, que eran el único medio publicitario de la época, estaban hechos por ilustradores, y tenían un gran componente artístico. En la actualidad, los creativos son más técnicos, tienen influencias de otras artes, y la creatividad tiende a aparecer en la forma de captar nuestra atención para que retengamos su marca en nuestra cabeza. Hay muchas formas de hacer esto, jingles musicales, celebrities, pero también el uso del color. Aquí Gallo nos remarca la presencia del rojo por todos lados, para que cuando estemos delante del lineal del súper, también pensemos en que rojo = Gallo.

Diferencia 6. Importancia del “made in”.

Vivimos en un mundo globalizado, donde en la mayoría de ocasiones, prestamos mayor credibilidad a lo de importación que lo de producción propia. Antiguamente siempre se ponía el origen de la marca ( R.QUER, Villafranca del Penedés), algo que actualmente no se suele publicitar, a nos ser que se quiera ligar al origen porque las ventas son muy locales.

¿Qué os parece? Queremos conocer vuestra opinión para completar las 7 diferencias, por lo que esperamos vuestros comentarios en nuestro perfil de Instagram @laretrografia.es, ¡os esperamos!

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario    Ver Política de cookies