Madrid debería estar inmerso hoy en la festividad de su patrón, San Isidro, que se celebran todos los 15 de mayo.

Quizás, consciente de que no íbamos a poder salir a la calle, San Isidro nos ha “regalado” unos días de lluvia, dada la relación de nuestro patrón con el agua.

San Isidro hermoso,
Patrón de Madrid
que el agua del risco
hiciste salir.

San Isidro fue un labrador beatificado el 16 de julio de 1619 por los numerosos milagros que obró (es el Santo al que se le atribuyen más milagros, más de 400) de entre los que el periodista Ricardo Rubio destaca en su artículo los siguientes:

Milagro del Pozo: Mientras Isidro labrara la tierra, fue alertado por su mujer de que su hijo había caído a un pozo y se estaba ahogando. Él, junto con su esposa, comenzaron a rezar para que Dios salvara al niño. En ese momento, las aguas comenzaron a subir hasta que el niño salió, ileso de la situación.

Milagro de los bueyes: Isidro era una persona muy piadosa. Tanto, que fue acusado de no trabajar lo que debía por irse a rezar. Un día, Juan de Vargas, espiando a Isidro para cerciorarse de estos hechos vio como dos ángeles y dos bueyes araban la tierra mientras Isidro rezaba.

Milagro de las aguas y los manantiales: Un día, mientras araba la tierra, su señor fue a pedirle agua. Al ver que se le había acabado, cogió su bastón y golpeó en el suelo, diciendo: «Cuando Dios quería, agua aquí había». En ese instante comenzó a brotar agua del suelo.

Se dice también que San Isidro fue el pastor que se apareció a las tropas en la batalla de las Navas de Tolosa para indicar un desfiladero para huir de una emboscada.

La fiesta, que se celebra el 15 de mayo (se fijo está fecha tras su beatificación el 14 de julio de 1619), reúne a todos los madrileños que confluyen en romería y ataviados con los trajes típicos en la pradera para beber agua del santo que brota en un manantial anexo a la ermita en el que puede leerse:

«O ahijada tan divina como el milagro enseña / pues sacas agua de peña, milagrosa y cristalina, / el labio al raudal inclina y bebe de su dulzura. / Que San Isidro asegura que si con fe bebieres / Y calentura trujeres volverás sin calentura».

Según cuenta la tradición, el emperador Carlos V y Felipe II enfermaron de unas terribles fiebres que se curaron tras ingerir el ‘milagroso líquido’.

Las celebraciones se desarrollan en el barrio de San Isidro en Carabanchel, con su epicentro en la Pradera de San Isidro, tal y como representó Francisco de Goya en su cuadro La pradera de San Isidro  (1788)

Es costumbre merendar en el campo y tomar las típicas rosquillas (tontas, listas y las francesas) al ritmo de chotis.

Este año, nos va a tocar celebrar nuestra festividad de manera diferente, pero debemos celebrarla para que quizás se pueda sumar un nuevo milagro a nuestro San Isidro, y pronto superemos está difícil situación.

Carteles antiguos San Isidro

Como viene siendo habitual vamos a mostraros las piezas de de nuestra colección de carteles antiguos que están relacionados con esta festividad, y os invitamos a hacer un recorrido virtual por la pradera que deberíamos estar pisando el día de hoy.

Carteles antiguos San Isidro
Carteles antiguos San Isidro

Cartel firmado por ilustrador Mayrata que anuncia la festividad del San Isidro por parte del Ayuntamiento de la ciudad de Madrid en el año 1954.

Carteles antiguos San Isidro
Carteles antiguos San Isidro

Cartel de los años cuarenta que promueve el regalo de un arado y un cultivador en el sorteo de vales en beneficio de la Fiesta.

Esperamos que podáis disfrutar de un #retrosanisidro y que os atreváis a enseñarnos en nuestras redes sociales vuestras retrorosquillas.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario    Ver Política de cookies